viernes, 10 de junio de 2011


Te guardo una tarde de sol por si la quieres. Ese es un tesoro que nadie podrá arrebatarte.
Te guardo una mirada risueña que nada pretende.
Te guardo en un bolsillo el calor de mi piel por si vinieses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario