lunes, 23 de mayo de 2011




Llevaba toda la noche planeando aquel momento, sería algo grande. Sin embargo, como de costumbre, me dejé en el tintero más de la mitad de las cosas que quería decir, y todo se volvió más confuso cuando mi única reacción fue decir: "¿Te puedo dar un abrazo?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario