sábado, 5 de marzo de 2011


Cuando quiero a alguien muchísimo, no digo nunca su nombre a nadie.
Es como renunciar a una parte de él.

-O. Wilde