sábado, 23 de octubre de 2010


Te crees un rock and roll star, con esos aires de superioridad y hablando de cosas de las que finges saber, aunque en fondo lo más probable es que tu tampoco tengas ni maldita idea. Piensas que no hay un ser tan profundo como tú y que todos nos damos la vuelta para mirarte cuando pasas.

He de confesar que al principio yo también caí en la trampa y era una más de esas idiotas que sueñan despiertas y piensan que te conquistarán y que te fijarás en ellas por ser como eres.

Pero pronto conocí lo que se esconde detrás de toda esa elaborada fachada. No eres más que un niño que pretende llamar la atención. Por eso prefiero irme. Prefiero fingir que no te conozco y que jamás ha habido nada entre nosotros.

Y si te encuentro de repente, tan solo un breve saludo, una inclinación de cabeza y un seco "hola", apenas un murmullo. Y, ante todo, ocultar la mirada herida, como si nada importara.

1 comentario:

  1. Por lo menos os saludáis, hay gente que ni eso...jajaja.
    Es una pena cuando las personas nos damos aires de superioridad, y me incluyo porque lo he hecho alguna vez, cosa de la que no me siento orgullosa.
    Me ha gustado mucho, saludos.

    ResponderEliminar