sábado, 9 de octubre de 2010


Me doy la vuelta, esperando que de un momento a otro me cogas del brazo inmovilizandóme. Comienzo a andar y aún sigo esperando que vengas. Intentó escuchar tus pasos acelerados, pero todo sigue en silencio y comprendo que no vas a correr detrás de mi para intentar retenerme. Esto no es una película, ni una novela. Esto es la vida real. Y me iré. Y tú no harás nada para impedirlo.

1 comentario: