domingo, 10 de octubre de 2010


Hace tiempo las cosas dejaron de ser un juego, tú te marchaste hacía ese mundo de luces, sueños, grandeza, fama, prestigio, dinero, apariencia y soberbia.

Yo, en cambio, me quedé en la oscuridad, con los sueños rotos, la sencillez de la rutina y la libertad del anónimato.

Ahora dime...¿nostalgia? ¿Arrepentimiento? ¿Quién gana y quién pierde? Alguien no supo brillar, y alguien está planteándose cambiar de táctica. Alguno de los dos perdió el rumbo y no supo encontrar el camino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario