domingo, 1 de agosto de 2010


Y a pesar de que vivía rodeada de luces, gente y movimiento continuo se sentía sola. El silencio no existía, vivía en una de las ciudades más grandes del mundo y a pesar de ello la soledad era su mejor amiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario