lunes, 23 de agosto de 2010

Ahora mi único consuelo es pensar que después de la tormenta siempre llega calma. Aunque, por ahora, parace que esto es el diluvio universal y no para de llover. Llueve a cántaros. Lástima que no tenga paraguas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario