jueves, 29 de julio de 2010

Todos miraron en su dirección, esperando oír de su boca aquellas deseadas palabras que necesitaban escuchar para estar tranquilos:
-No hay problema - dio una profunda calada al cigarrillo y sonrió, con gesto tranquilo - Yo me encargo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario