lunes, 21 de junio de 2010

Hoy, 21 de junio, comienza el verano, una época del año que no me gusta demasiado, aunque creo que odio más la primavera, ya sabes, no sabes que ropa ponerte porque empieza a hacer algo de calor pero acabas de dejar atras el invierno y todavía tienes esa sensación de frío. Además mucha gente tiene alergia, y eso no es agradable. Añadamos que en primavera es la época de exámenes finales para mucha gente, eso tampoco es "guay", ¿no?

Volvamos al tema inicial, el verano. Creo que el verano es una de esas cosas que amas o odias. Para algunas personas es la estación más divertida, y si me pongo en su lugar tengo que admitir que es normal que les guste tanto, porque vas a la playa, vacaciones y esas cosas. Fuera preocupaciones, libertad y tranquilidad. Eso claro que me gusta, ¡no soy tan rara!
Sin embargo, para mi, el verano es de lo más deprimente, en serio. La ciudad esta prácticamente vacía, todos se han ido de vacaciones, y de hecho apenas hay turistas (cosas de ciudades pequeñas...) , me siento realmente sola, y los días se me hacen largos, o mejor dicho eternos. Lo más "emocionante" que me ocurre es que a veces voy a casa de mis abuelos, al pueblo. Y no creais que es un pueblo de esos "chachis", es el doble o el triple de aburrido que en la ciudad, es una misión imposible encontrar algo para entretenerte y pasar el rato rápidamente. Ni siquiera hay gente, porque si al menos tuviera un triste amigo... Pero no, nada de nada. Es realmente penoso, os lo juro.

Por eso quiero justificar mi mal humor de hoy. O mejor dicho, mi tristeza. Preveo que dentro de poco todos comenzarán a irse. Vuelta a las noches mirando al cielo sola. Preguntádome que estarán haciendo los demás y donde...


No hay comentarios:

Publicar un comentario