jueves, 8 de abril de 2010

¿Sabes cual es el problema? Qué ambos somos demasiado orgullosos.
Siempre fingiendo que no nos preocupa el otra, intentado no caer en la tentación de hablar con el otro, como si fuese una carrera para comprobar quien tarda más en sucumbir.
Somos, en gran parte, idiotas...¿por qué demonios nos cuesta tanto admitir que nos necesitamos?
¿Tanto nos cuesta entender que nuestra felicidad depende del otro? ¿Tan díficil nos parece imaginar un futuro juntos?

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario