viernes, 9 de abril de 2010

Bienvenida primavera. Bienvenidos problemas.

Y lo más gracioso es que son problemas parecidos a los de hace un año, aquel fatídico verano que comenzó con una extraña primavera, como la que estamos viviendo ahora.
Pero ahora los restos de inocencia se han evaporado y han dado paso a maldad, codicia y envidia, sentimientos, acciones y reacciones más fuertes.
Aún así creo que esta vez estoy preparada para luchar. La otra vez era débil y me derrumbaba con facilidad, pero ahora eso no pasará, yo también he aprendido a combatir.
Nuevos rivales en el camino, nuevos obstáculos que darán lugar a situaciones díficiles de manejar...
Comienza una vez más esta guerra. ¿Quién vencerá? ¿Acabaremos peor que la última vez? ¿Recibiré esa estocada que me haga llegar al fin?


No hay comentarios:

Publicar un comentario