domingo, 21 de marzo de 2010

Me parece que por una vez lo que voy a hacer será despreocuparme y dejar que las cosas fluyan y sigan su camino, sin interponerme ni hacer nada. Quizás funcione, quizás no, eso todavía no lo sé y es en parte lo que hace que esto tenga su emoción.
Me desentenderé de todos los asuntos que no me conciernen y si me preguntan me rascaré la cabeza, pondré una cara de duda e inocentemente responderé un "yo no sé nada, no me preguntes a mi".
Es romper con mis esquemas de una manera drástica. Adiós a esa horrible rutina de sufrir y preocuparme innecesariamente por quien no lo merece. Ya nada me importa.

¿Qué más da? ¿Van a cambiar las cosas para mí? Total, nunca soy yo la afortunada en este juego...

No hay comentarios:

Publicar un comentario