martes, 23 de febrero de 2010

Sótano

Simplemente me estoy pudriendo por dentro.

Soy como un frío sotano, donde solo habitan ratas, el polvo invade los rincones y las paredes desprenden ese olor a humedad.

En los sótanos no suele haber ventanas, y si las hay, son pequeñas. Una muy pequeña via de escape para todo lo que se almacena dentro.

Los problemas, las desilusiones y la tristeza se almacenan en mi ser, como esas cajas de cartón donde metemos todas esas cosas viejas e insignificantes que ya no usaremos, pero que sin embargo nos da pena tirar. Es más sencillo apartarlo.

¿Os dais cuenta de lo mucho que cuesta limpiar el sótano? Siempre es algo que se deja para el último momento, al fin y al cabo solo hay trastos dentro, no es importante... Pues algo parecido es lo parece que opina la gente sobre mi, no les importa si me cargan con cualquier mierda más... al fin y al cabo soy yo, el sótano, donde nadie entra nunca. Todos prefieren posponer ese momento de preguntarme... ¿necesitas ayuda?


Cuando alguien se atreve a limpiarlo... es tarde. O al menos es una labor díficil, una dura tarea por la que no se sabe por donde empezar. Así es, creo que un sótano es lo que más se asemeja a mi vida.





Perdonad, se que este texto es más malo de lo habitual u.u (falta de inspiración, aburrida de la misma historia de siempre...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario