miércoles, 27 de enero de 2010


Me encanta Billy.
Sin duda es mi personaje de ficción favorito.
Es inocente, pero esa inocencia se ve salpicada por ese toque de madurez, sé que suena contradictorio, pero es algo reamente díficil de explicar. Una cualidad extraña que poca gente tiene, eso hace a Billy tan especial.
Nunca me cansaré de recomendar esta película. Siempre diré "Billy Elliot es de mis películas favoritas". La he visto cientos o miles de veces y sigue enganchándome y emocionándome como la primera vez que la vi. Siempre se me hacen nudos en la garganta en los mismos momentos y siempre reiré con algunas escenas. Es de esas películas que al acabar de verlas tienes un par de lágrimas en los ojos a punto de salir, pero una gran sonrisa en la boca.
Como toda buena película hay muchos puntos a reflexionar, el machismo, la crisis ecónomica, el paso de la niñez a la madurez, la tristeza por la perdida de un ser querido, la amistad...
En fin, creo que después de haber escrito esto lo único que me apetece es ir a mi sofá, con una manta, y apagar todas las luces para ver una vez más Billy Elliot, en la oscuridad de mi salón.
Espero que vosotros no tardéis en hacer lo mismo ;-D

No hay comentarios:

Publicar un comentario