martes, 29 de diciembre de 2009

Se cierra una puerta. Se abre otra en ese preciso instante. Detrás de cada una hay cientos de caminos que te conduciran a otras puertas. Siempre será así. Parece una misión díficil, lo es, nadie dijo que la vida fuera fácil... pero sé que tú estás ahí para guiarme, por eso no tengo miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario