sábado, 14 de noviembre de 2009

:) ....

Estoy curiosamente feliz.
Acabo de llegar a un punto en el que me he dado cuenta de que las cosas no son lo que parecen. Estoy feliz porque me he dado cuenta de que no he perdido nada, al contrario, he aprendido una valiosa lección.

Hay personas que siempre están a tu lado, que siempre te dedicaran una sonrisa y una palabra de ánimo que te ayudará a levantarte y que te dirán que merece la pena luchar y seguir adelante.Esas personas que no te han dejado de apoyar en ningún momento.
A todas ellas gracias, nunca acabaré de agradecerles lo mucho que ha significado que esten a mi lado en esas situaciones en las que creía que el mundo se me venía encima y me iba a aplastar. Hay una palabra perfecta para describirles... ¿por qué no usarla?... A-M-I-G-O-S.
Es extraño...tengo unas inmensas ganas de reir porque hace unas semanas creía que estaba sola y ahora me he dado cuenta de que había muchas personas tirando por mi que no iban a dejarme caer...¡y yo sin darme cuenta!

También he aprendido que las apariencias engañan... y mucho. Creo nunca había entendido realmente esa frase hasta hoy.
¿Quién iba a decir que el inocente gatito escondía en realidad un fiero tigre que sacaría las garras? En parte es como una traición, algo repentino que te hace daño... sin embargo ese daño se ha curado muy pronto, por suerte.

Estoy feliz, porque me he dado cuenta de las cosas que merece la pena conservar, por las que hay que levantarse todos los días a luchar... y me he dado cuenta de las que al contrario no merece la pena preocuparse.

He madurado y me he dado cuenta de ello... estoy reflexionando y siento algo positivo, un presentimiento de que de ahora en adelante las cosas serán más fáciles.... y la seguridad de que no estoy sola.
Y después de tanta incertidumbre es un gran alivio poder cerrar los ojos y simplemente...descansar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario